Valina – Todo lo que tienes que saber

Si lo que buscas es regenerar tu sistema muscular o tejidos que hayan sido afectados por un excesivo rendimiento físico lo mejor que podrías hacer es ingerir alimentos ricos en valina o, en su defecto, aquellos suplementos alimenticios que te ayuden a sintetizar mucho mejor esta sustancia. Acompáñanos a aprender sobre como consumir efectivamente la valina y qué beneficios aportará a nuestro cuerpo.

¿Qué es la Valina?

La valina podríamos identificarla como un aminoácido ramificado, similar a la isoleucina y la leucina. Estos tres llegan a degradarse logrando obtener derivados como los alfa cetoácidos y los sustratos de los complejos multienzimáticos.

La molécula de valina cuenta con una cadena de forma lineal de tan solo cuatro átomos de carbono, así como también un vínculo entre el carbono contiguo y el grupo amino que lo vemos estudiado como un fino radical metil. La valina en su forma más pura llega a constituir un blanco cristal monoclínico y hasta un fino polvo cristalino que puede ser soluble en el agua.

La valina en si no puede ser sintetizada por el cuerpo, sino que formaría parte de uno de los conocidos como aminoácidos esenciales que tienen que ser consumidos por medio de los alimentos y su ingesta diaria.

Pero, vamos a iniciar explicando de una forma veloz el concepto de la valina en sí. Usualmente esta sustancia que es reconocida por su abreviatura comercial o siglas (V o Val), debemos mencionarte primero que es un aminoácido de tipo esencial que únicamente podríamos brindárselo a nuestro organismo por medio de la alimentación.

En su ARN de tipo mensajero podremos ver codificada el GUG, GUU, GUA y GUC. Si lo observamos desde un punto de vista netamente tradicional este sería uno de los aminoácidos más provechosos pero menos populares de toda la cadena alimenticia, a pesar de ser realmente importante para la reconstrucción de tejidos musculares, ya que este forma parte integral de los mismos.

Este aminoácido esencial podría utilizarse para extraer energía del sistema muscular a la hora de ejercitarnos ya que permitiría un óptimo equilibrio de nitrógeno positivo para nuestro cuerpo, interviniendo de forma activa en el proceso metabólico muscular y en la reparación de tejidos musculares posterior.

¿Para qué sirve y cuáles son sus beneficios?

La valina tiene amplia participación en correcta reparación y crecimiento de los músculos y tejidos, así como el debido mantenimiento del balance de nitrógeno en nuestro organismo. También promueve la actividad cerebral y estimula la atrofia muscular. Además podríamos encontrarla participando de forma activa en las cicatrizaciones musculares y óseas provenientes de lesiones y fracturas.

Ayuda a prevenir las afecciones hepáticas y es de ayuda para mantener equilibrados los niveles de glucosa, por lo que es muy  práctica para acelerar la recuperación de la diabetes mellitus.

La enfermedad de orina de jarabe de arce podría asociarse con el déficit de esta sustancia el cual podría conducir a una acumulación de los derivados cetoacidos de la orina, líquido cefalorraquídeo y suero.

Por otro lado, unos niveles excesivamente bajos de este aminoácido también podría vincularse a afecciones neurológicas como la epilepsia, así como también con la pérdida de peso proveniente de la enfermedad de Huntington con la caquexia inducida por el cáncer.

valina

¿En qué alimentos se encuentra la Valina?

Pero, primeramente debemos saber en donde encontramos esta beneficiosa sustancia para aprovechar al máximo todas sus propiedades. Sabemos que las principales fuentes de la valina son aquellos productos que tienen un origen animal, así como también las frutas y verduras. De todas formas no podríamos excluir a los frutos secos y las legumbres que pueden contribuir a la óptima obtención del complejo nutritivo para nuestro organismo.

Este aminoácido podríamos encontrarlo en un sin fin de alimentos, siempre y cuando estos se encuentren ricos en proteínas, podríamos mencionar por ejemplo el arroz, los frutos secos, las legumbres, la harina, los huevos, la leche, el pollo, las lentejas, carnes rojas, el maíz, el queso, los vegetales, las nueces y los granos.

Es por ello que se recomienda ingerir una dieta balanceada que se base en recetas donde se encuentren los alimentos que ya te mencionamos.

Es de destacar que los huevos son grandes almacenadores de proteicos, o como es conocido como el alimento que mayor número de aminoácidos guarda en su composición de forma natural. Por este motivo se le conoce como el alimento ideal en cuanto a aminoácidos se trata. También las semillas y nueces incluyen cantidades de aminoácidos esenciales muy provechosas para nuestro organismo.

¿Cómo y cuándo tomar la Valina?

Si la consumimos como suplemento deberíamos tomar en cuenta que solamente con diez mililitros por cada kilogramo de nuestro peso corporal diariamente sería más que suficiente.

Esta sustancia generalmente es comercializada en los BCAAs, estos son suplementos que son dosificados en una apariencia de polvo que pueden llegar a consumirse con unos cinco gramos al menos dos veces al día por una persona adulta. Estos pueden llegar a consumirse también durante o después de los entrenamientos, además de que también podrás tomarlo durante cualquier ocasión si buscas de ayudar en la recuperación de algún músculo o la regeneración específica de algún tejido.

Si hablamos de las cápsulas muchas personas llegan a tomarse entre dos y tres cápsulas durante su jornada diaria. Si nos ponemos a calcular estas dosis serian prácticamente las mismas si las consumiéramos en polvo, solamente que cambiaría su representación.

Efectos Adversos de la Valina

Cuando la dosificación de esta sustancia es la correcta o se encuentra dentro de unos límites aceptables no tienden a presentarse este tipo de afecciones que podrían colocarse en riesgo. Sin embargo, si esto no es así acá te nombraremos algunos de los efectos secundarios que podrías presenciar o padecer.

  • Dolores estomacales.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Náuseas

Estos síntomas que te hemos nombrado podrían salir a relucir luego de que consumas dosis superiores a los diez gramos diarios. Sin embargo, dosis menores a éstas es muy raro que lleguen a ser un problema.

Deja un comentario