Saludo al Sol paso a paso, cómo hacerlo

En el mundo del yoga cuando se menciona el Saludo del Sol se hace referencia a una serie compuesta por doce posturas, las cuales aportan varios beneficios; entre los que se destacan el aumento de la elasticidad, así como también ayudan a mejorar la salud fisiológica del organismo. Igualmente, tiene importantes aportes para la salud psicológica ya que practicarlo con asiduidad hace que la mente se despeje y se sienta un estado general de tranquilidad.

El Saludo al Sol es muy recomendado, ya que se considera como una de las rutinas de yoga que son más completas. Para su práctica, se realiza un pre calentamiento; así como también se debe preparar mentalmente para estar concentrado.

En este artículo, trataremos este tema más a fondo. Se procederá a describir de qué se trata, como debe ser practicado correctamente y también se incluyen algunos consejos útiles.

Qué es el Saludo al Sol en el Yoga

El Saludo del Sol es una serie de 12 posturas que combinan diferentes técnicas que se relacionan con la respiración, la elasticidad del cuerpo; así como una mente consciente y un espíritu relajado. No sólo se trata de una actividad física, sino también de una meditación que ayuda a que la persona esté por completo preparada para poder continuar con su ritmo diario habitual.

Este tipo de práctica, por mucho tiempo, se ha creído que tiene orígenes muy remotos y antiguos. Sin embargo, realmente tiene sus orígenes en la India a principios del siglo XX. Su creador fue Bala Sahib, cuya intención era tener una actividad física que ayudase a potenciar la fuerza muscular y desarrollar la flexibilidad en todo el cuerpo.

Esta práctica se ha hecho muy popular entre personas jóvenes de todo el mundo. Es frecuente que se lleve a cabo en las primeras horas de la mañana, después de levantarse, lo cual lo convierte en una excelente forma sana de comenzar el día. Personas de cualquier edad pueden practicarlo y obtener los beneficios que aporta tanto a la mente como al cuerpo.

Beneficios Saludo al Sol

El Saludo del Sol aporta múltiples beneficios comprobados, no sólo a nivel físico, sino también mental. Cuando se realiza una sesión prácticamente diaria de esta serie de posiciones de yoga, se puede observar los resultados positivos al poco tiempo. En muchos aspectos; hace que los diversos sistemas que funcionan en el cuerpo se vean beneficiados, ya que potencia la producción de energía, mejora el funcionamiento de los distintos órganos y aumenta la flexibilidad por lo tanto la circulación sanguínea se ve también mejorada.

El aumento de la flexibilidad afecta directamente no sólo a los músculos, las articulaciones, ligamentos y tendones tienen mayor movilidad. Asimismo, se gana menos propensión a sufrir lesiones a largo plazo. Durante el proceso de la realización de cada postura, hay una repercusión directa sobre los órganos internos ya que los masajea.

Quizás; el beneficio más importante que aporta para algunas personas que muestran interés en esta práctica se relaciona con la salud cardiovascular. El Saludo del Sol mediante cada una se sus posiciones y movimientos ayuda a que se estimule la circulación sanguínea de forma general, pero también estimula la circulación linfática. Por lo tanto, como resultado se depura al organismo y a la larga se fortalece a la salud del corazón.

Desde el punto de vista psicológico, los beneficios que aporta son muy importantes; ya que ayuda a mejorar la concentración. Quienes realizan el Saludo del Sol de forma habitual observan que su estado de ánimo mejora notablemente, por lo que sirve para contrarrestar los efectos de la depresión y de la ansiedad. Una sesión ayuda a liberar toda la tensión acumulada producto del trabajo o por un ritmo de vida estresante.

Desde el punto de vista espiritual y energético, el Saludo al Sol es una excelente forma de equilibrar los chakras; por lo cual es muy importante realizar las posturas de la forma, ritmo y orden correcto para poder obtener todos los beneficios.

Cuándo practicar el Saludo al Sol

Lo más recomendado es realizar el Saludo del Sol dentro del lapso de las primeras horas de la mañana. Si eres una persona madrugadora hazlo casi inmediato después de levantarte, preferiblemente antes de desayunar para evitar alguna indigestión. Procura no realizar ninguna otra actividad, para que mantengas tu mente despejada, así como evitar que gastes tus energías físicas. Verás que estarás de mejor humor y más relajado para enfrentarte a tus tareas diarias.

El Saludo del Sol puede realizarse en cualquier momento del día y cuantas veces se quiera de la semana. Pero también suele ser utilizado como una forma de pre calentamiento a la realización a otra actividad física que conlleva mayor esfuerzo. Sin embargo, se considera que por sí solo representa un ejercicio muy completo. Por lo tanto, será suficiente para alguien que busca una actividad física que no solo le ayude a mejorar su salud sino también a relajarse.

Otro aspecto positivo que posee, es que no requiere más de unos diez minutos para lograr hacer la rutina completa. Por ello, quienes tienen un horario restringido diario, sea por razones laborales o de estudio, pueden hacerlo en cualquier breve periodo de tiempo que tengan disponible.

Se puede hacer en casa dentro de un espacio cerrado, en un área abierta como en el jardín, aunque también puedes encontrar clases guiadas con instructores, solo depende de cual sea tu preferencia.

Recuerda que el espacio debe ser cómodo y tranquilo, algunas de estas posiciones pueden requerir que te muevas sin restricciones. Si tienes planificado practicarlo continuamente ten un espacio de tu hogar ya asignado para esta actividad.

Posturas del Saludo al Sol paso a paso

El Saludo del Sol consta de 12 posturas realizas en secuencia. Durante su práctica es importante mantener la concentración; porque es necesario tener conciencia de lo que se está haciendo.

Si al principio te cuesta realizar estas posturas por falta de flexibilidad, o de entrenamiento físico, no te preocupes; la finalidad no es que lo hagas perfecto desde el inicio. Eventualmente, después de cada sesión te darás cuenta que tu cuerpo irá aprendiendo a cómo hacerlo de la forma correcta, y se habituará a ello.

Cada una de las siguientes posturas se debe realizar de forma pausada. También se les llama asana yórguicas y se deben hacer respetando un orden ya establecido. Durante la transición entre una y otra, debes mantener un ritmo continuado y regular. Recuerda que tu respiración debe acompañar a cada una de estas posiciones.

saludo al sol

1. Pranamasana

Se conoce como Om mitrāya nama (saludo al sol amigo). Para iniciar, se debe posicionar de parado con la columna bien recta y las piernas juntas- Luego, se procede a colocar las manos juntando las palmas frente al pecho. La respiración es muy importante implica aspirar, aguantar y después expulsar pausadamente

2. Hasta Uttanasana

Se conoce como Om ravaye namah (saludo al sol que brilla). Se comienza aspirando todo el aire posible, se mantiene las palmas de las manos juntas, mientras se levanta las manos hasta estirar por completo los brazos. Se arquea la espalda hacia atrás para ello la cadera se posiciona hacia delante, los brazos también van hacia atrás.

3. Padahastasana

Se conoce como Om hrum suryaya namah (saludo al sol que activa). Mientras se expulsa el aire, se va arqueando el cuerpo hacia adelante, la cadera se desplaza hacia atrás.

Se debe mantener la espalda lo más recta posible y se mete la cabeza entre los brazos. En todo momento, se debe tener las piernas juntas y rectas aunque se pueden flexionar un poco. La frente y las rodillas se encuentran, se tocan.

4. Ashwa Sanchalanasana

Se conoce como Om hraim bhanave namah (saludo al sol que ilumina). Mientras se aspira se procede a posicionar la pierna derecha hacia atrás, se estira la pierna apoyando firmemente la planta del pie. Es importante estirar más el músculo del gemelo. Se procede a levantar tanto la espalda como la cabeza hacia el frente.

5. Adho Mukha Svanasana

Se conoce como Om hraum khagaya namah (saludo al sol que viaja). Se le llama la postura del perro, se expulsa aire mientras se realiza. Ambas manos se apoyan firmemente sobre la superficie plana, se desplaza la pierna izquierda hacia atrás, se levanta la cadera.

6. Ashtanga Namaskara

Se conoce como Om hrah pushneya namah (saludo al sol que nutre). Durante esta postura no se aspira ni se expulsa aire. Los pulmones en lo posible no deben almacenar oxígeno. Se le llama también la postura de los ocho apoyos; ya que implica que manos, pies, pecho, rodillas y hasta la cabeza se utilizan.

El cuerpo se posiciona paralelamente al suelo, se dobla la rodilla y se apoya, se realiza lo mismo con el pecho y con la cabeza.

7. Bhujangasana

Se conoce como Om hram hiranyagarbhaya namah (saludo al sol dorado). Se le llama también la posición de la cobra, se estiran las piernas lo más posible y se acerca la cadera hacia donde están las manos. Se apoya el abdomen a la superficie. Se estira la espalda, sin dejar de apoyar las manos, se arquea hacia atrás; así como la cabeza también.

8. Adho Mukha Svanasana

Se conoce como Om hrim marichaye namah (saludo al sol del amanecer). Se realiza el ejercicio en orden inverso, por ello se vuelve siguiendo los mismos pasos hasta la posición conocida como la del perro.

9. Ashwa Sanchalanasana

Se conoce como Om hrum adityaya namah (saludo al sol hijo de Aditi). Se realiza la cuarta posición a la inversa, para ello la pierna derecha se pone hacia atrás hasta el final, por ello se pone primero la pierna izquierda hacia delante mientras se aspira aire.

10. Padahastasana

Se conoce como Om hraim savitre hamah (saludo al sol creador). Aquí se llega hasta la tercera posición. Para ello, se colocan las piernas bien estiradas y el cuerpo se dobla hacia delante. La pierna derecha se coloca adelante, el pie es paralelo al izquierdo. En todo momento se expulsa aire.

11. Hasta Uttanasana

Se conoce como Om hraum arkaya namah (saludo al sol radiante). Mientras se aspira se juntan las palmas de las manos ascendiéndolas por encima de la cabeza hasta que los brazos queden rectos. Se procede a estirar la espalda y las piernas también.

12. Pranamasana

Se conoce como Om hram bhaskaraya namah (saludo al sol que crea la luz). Finalmente se vuelve a la posición con la cual se inició, se expulsa aire mientras se da por terminado el ejercicio.

Se recomienda tener un horario fijo para su práctica así como tener disponible un espacio cómodo y tranquilo, suele hacerse en espacios que sean frescos y además puedes si quieres estar acompañado de más de una persona con la que te sientas cómodo.

Te aconsejamos no realizarlo en clases guiadas por un instructor donde haya demasiada cantidad de personas, ya que quizás no obtengas el mismo resultado relajante que podrías tener de otra manera.

Para el Saludo del Sol, sólo emplearás unos diez minutos promedio. Al finalizar, es aconsejable tomarse unos minutos de descanso en una posición que te resulte cómoda, para que tu respiración se normalice; así como la frecuencia cardíaca la cual posiblemente haya aumentado.

Para que esta rutina tenga los resultados positivos que esperas, debes ser una persona muy disciplinada respetando un horario fijo. Recuerda que es un compromiso que estás haciendo contigo mismo, por tu salud física y mental.

5/5 (1 Review)

Deja un comentario