Rutinas full body: beneficios, inconvenientes y recomendaciones

Las rutinas full body ofrecen numerosos beneficios para la salud. Y, claro está, el empeño en unos ejercicios de este tipo, con una carga muscular considerable, atiende a deseos de adquirir una buena musculatura o, cuando menos, tonificar esas zonas particulares que son del gusto de todos. Funciona tanto para damas como para caballeros, pero su aplicación difiere en cuanto al empleo físico. No tanto por cuestiones de género, sino de lo que se quiera lograr.

Si la hipertrofia muscular es el objetivo, existen rutinas full body para agrandar los músculos considerablemente. Conjugándolas todas con una dieta particular. También las hay para quienes aspiran alcanzar un cuerpo promedio, concordar tamaño con peso, adelgazar o simplemente tonificar.

Qué son las rutinas full body

La musculación es un ámbito sumamente amplio. Desde hace muchos años, los expertos divagan sobre la mejor forma de atender las necesidades físicas de una persona, considerando a su vez los deseos personales que esta puede tener, lo que quiere lograr con un arduo entrenamiento. La verdad es que todo es posible en la medida de la dedicación y el esfuerzo que se empeñen. Sin embargo, siempre se debe considerar la salud por encima de todo. Así que se debe evitar sobrecargarse muscularmente al realizar ejercicios.

Las rutinas full body son de las más exigentes que existen en el mundo del ejercicio. Disciplinas como el fisicoculturismo usan este tipo de entrenamientos. Es por eso que se considera polémicamente como un deporte, aunque se trate de un desfile de hombres en trajes de baño.

El esfuerzo físico que realizan al entrenar todo el cuerpo con una enorme carga, presión y constancia, los hacen dignos de la distinción de deportistas. Pero claro, ellos lo hacen con profesionalismo. Si lo que tú quieres es moldear tu cuerpo, conseguir el balance ideal entre músculo y grasa, o simplemente exhibir un abdomen de lavadero, encontrarás rutinas que te guiarán por el buen camino para lograrlo.

En estas rutinas se habla de ejercicios compuestos, ya que son variados los músculos que trabaja al mismo tiempo. Los compuestos son en los que se trabajan dos o más músculos en un solo movimiento. En este tipo de rutina, si bien es muy difícil lograr centrar la carga física en un solo músculo, aislar las zonas sobre las que se trabaja ofrecerá mejores resultados en más corto plazo. Esto también implica hacer aún más ejercicios para aislar cada zona del cuerpo que se desea trabajar, por ello resulta poco factible en términos de una media dedicación al ejercicio.

Las horas que dediques a hacer este tipo de trabajos también es algo clave. Ejercitarse por la mañana ofrece algunos beneficios más cuantiosos que hacerlo de noche. Por ejemplo, por la mañana, al recién levantarnos, estamos en el mayor estado de alerta. Esto se produce entre las 6 y las 9 de la mañana. Un espacio entre estas horas para el ejercicio suele ser lo recomendable.

rutinas full body

Sin embargo, si cuentas con un trabajo que te ocupa por las mañanas, en las noches las sensaciones de hacer ejercicio se magnifican. El cansancio adquirido al llegar al fallo muscular, se traducirá en un placentero descanso a la hora de dormir.

Y al día siguiente, después del trabajo y de someterse a una carga de estrés diario por las ocupaciones que azotan nuestro quehacer diario, relajarse haciendo ejercicio, combinándolo con un poco de música, resulta bastante gratificante. Defendemos el ejercicio tanto en las mañanas como por las noches. Lo importante es que se disfrute mientras se hace.

Plan de entrenamiento con rutinas full body

Dependiendo de la orientación que quieras darle a tu entrenamiento y los resultados que quieras adquirir, las rutinas full body varían. La más general de todas, ya que se ajusta al objetivo que la mayoría de personas tienen en mente al hacer rutinas de este tipo, es la orientada a la obtención de la hipertrofia muscular.

Esta rutina potenciará tus capacidades físicas, poniendo en el punto más alto de tu capacidad la fuerza. Progresivamente, hacer cada vez más esfuerzos, dedicar más tiempo, mejorar la coordinación muscular y hacer más complejas y desafiantes las rutinas, potenciará más aspectos de nuestra condición física.

Capacidades como la resistencia anaeróbica, así como las que se incluyen dentro de la potencia, son elevadas al realizar rutinas como la que aquí se propone: en las que se involucran dos o más músculos en un grupo de diversos ejercicios.

Dada la enorme exigencia que supone la rutina, esta debe realizarse de manera inter diaria. Es decir, los lunes, miércoles y viernes, o variándolo según la disposición y el gusto del atleta. Si la fatiga continúa al llegar a una nueva fecha de ejercicio, es recomendable posponer un día más la rutina.

Esto es mucho más común en atletas principiantes o personas obesas. El organismo, a medida que se somete a mayores cargas de las que puede soportar, se adecúa y mejora progresivamente. De cada persona dependerá la velocidad de evolución de su sistema.

Los ejercicios enlistados a continuación se deben hacer de forma seriada, dejando un espacio de descanso de 3 a 5 minutos entre cada uno. Son siete ejercicios que reparten la aplicación de fuerza física y estiramiento muscular en varios músculos de zonas diferentes. Por ello, relajarse, estar bien hidratado y respetar las pausas entre cada ejercicio es vital. Entre ellos se debe dejar de 60 a 90 minutos de descanso, según sea la resistencia del atleta.

  • Flexiones: 10 repeticiones
  • Dominadas invertidas: 5 repeticiones
  • Sentadilla contra pared: 30 segundos
  • Dominadas hacia arriba: 6 repeticiones
  • Sentadillas: 10 repeticiones
  • Fondos: 10 repeticiones
  • Elevaciones de rodillas colgado de la barra: 5 repeticiones

Si eres principiante, considera siempre tu resistencia y adapta estas rutinas a tu ritmo. La idea es alcanzar el fallo muscular, al llegar a él, el cuerpo mejorará por sí solo. La constancia es el factor más importante al hacer ejercicio. No será de la noche a la mañana que llegarán los resultados, pero siempre dependerá de ti mismo.

Deja un comentario