Dieta para definir musculatura Todo lo que debes saber

Mantener un estilo de vida saludable, basado en una buena alimentación, la práctica regular de alguna actividad física y la convivencia en un ambiente armónico que fortalezca el espíritu, es la mejor manera para prolongar la jovialidad y garantizar que nuestro organismo se conserve en condiciones adecuadas y, así, evitar su deterioro prematuro por la aparición de enfermedades asociadas a la inactividad física o sedentarismo.

Para quienes llevan al máximo su interés por lograr una apariencia atlética, que refleje la dedicación y entrega total al arte de ejercitarse correctamente, bien sea por estar comprometido con algún evento competitivo o, por el solo gusto de mostrar siempre un cuerpo bien definido, no basta con realizar las rutinas de ejercicios correspondientes para lograr el desarrollo de la  masa muscular; es necesario también, que los alimentos que ingerimos sean los indicados para que se concrete todo este proceso fortalecimiento y definición de la musculatura.

Todo es cuestión de voluntad. Cuando nos fijamos una meta, debemos tener la disposición y el ímpetu para alcanzarla, recurriendo a todas las alternativas y estrategias que sirvan para que los resultados sean totalmente satisfactorios; en el mundo del fitness esto se ha convertido en un principio o regla de oro.

¿Por qué se debe seguir una dieta para definir?

Como ya dijimos, los ejercicios por sí solos no bastan para conseguir el cuerpo definido que se quiere. La nutrición adecuada es igual de necesaria.

El organismo de los seres humanos tiene la particularidad que procesa los alimentos de forma diferente, dependiendo del grupo al que pertenezcan y, cada uno, aporta un beneficio específico, bien sea por su contenido calórico o por la composición de sus nutrientes. Por ejemplo, las proteínas no ejercen el mismo efecto que los carbohidratos o las grasas.

Es frecuente escuchar casos de personas que cuando no logran los resultados que están esperando, exageran sus entrenamientos o rutinas de ejercicios, incluso, aumentando las exigencias de resistencia, hasta llegar al punto de poner en riesgo su vida. Su problema radica en que no están llevando la alimentación adecuada, no están comiendo lo suficiente o están comiendo de más.

El equilibrio y precisión de los alimentos que consumimos para lograr una musculatura definida, es un aspecto que debemos cuidar siempre que nos fijemos una meta de apariencia corporal:  proteínas y carbohidratos de forma equilibrada y, disminución casi por completo de las grasas.

¿Al quemar grasas se define la musculatura?

En este punto queremos insistir, en que los resultados que esperamos dependen de la correcta combinación entre el plan de entrenamiento y el plan alimenticio. Ambos son complementarios.

El sistema metabólico de cada organismo trabaja en función a la energía que se obtiene a diario gracias a la ingesta de alimentos y, la energía que se gasta, cuando realizamos cualquier tipo de actividad física. Que suerte tienen aquellos cuyo sistema metabólico es activo y eficaz, independientemente de las actividades que realice para gastar energías.

Este mecanismo de consumo-gasto energético debe ser equilibrado. Es decir, si la energía que nos proporciona los alimentos que consumimos no es utilizada, esta se va almacenando poco a poco en nuestro organismo en forma de grasa y es allí donde se generan los problemas de sobrepeso y pérdida de masa muscular.

Por el contrario, si nuestro gasto energético es superior a la energía que ingresa cuando nos alimentamos, el organismo recurre a las reservas de grasa que se han acumulado; es en este momento cuando se genera la ocasión para que aumente la masa muscular, a partir de la ejercitación de cada zona del cuerpo.

De manera que, considerando que los carbohidratos es el grupo alimenticio que más energía le aportan al organismo, es necesario que se consuman en justa medida, porque, a pesar de que son importantes para ganar masa muscular, si los consumes en exceso, provocarás que el organismo no recurra a la energía acumulada en forma de grasa, sino a ésta que es a la que tiene más fácil acceso.

Líneas nutricionales  para lucir un cuerpo definido

Convierte a las proteínas en el principal componente de tu dieta

este grupo de alimentos es esencial para la formación y fortalecimiento de las células y para que la masa muscular aumente su volumen. Si quieres músculos definidos, el consumo de proteínas es fundamental, además que también favorece a la reducción de los niveles de grasa corporal.

A medida que los músculos se definen, se va reduciendo la grasa que se encuentra localizada en diversas partes del cuerpo, siendo este un proceso que se realiza constantemente, ya que los componentes de las proteínas se encuentran activos hasta en los momentos donde el cuerpo se encuentra en descanso.

Ten siempre presente que, si no consumes la suficiente cantidad de proteínas, la dinámica propia del organismo se ve en la necesidad de recurrir a las proteínas que se encuentran en los músculos, ocasionando que se reduzca la masa muscular.

No te aferres a un solo tipo de proteína para satisfacer a tu paladar. Son muy variadas las fuentes de proteínas de buena calidad, que puedes consumir: carne de ternera, pollo, pavo, pescados, lácteos y huevos, las cuales puedes combinar con vegetales y verduras, a fin de equilibrar tu alimentación.

Es simple, si estás entrenando fuerte para lograr tu propósito de definir músculos y aumentar masa muscular, debes incrementar el consumo de proteínas y, si estas no las consigues en los alimentos que estás consumiendo en tu dieta diaria, puedes optar por productos alternativos ricos en proteínas que cubran ese déficit.

No tienes porqué aguantar hambre

Una de las estrategias más recomendadas por los nutricionistas para perder peso y ganar masa muscular, es comer hasta seis veces durante el día, por supuesto, con una dieta basada en proteínas.

El desayuno es la principal inyección diaria de energía, a la vez que activas el metabolismo, ¡no puedes jamás pasarlo por alto!

Las meriendas entre comidas son igual de importantes, siempre y cuando estas no contengan azúcares o gran cantidad de hidratos de carbono. Si pasas continuas horas en ayuna, el proceso metabólico será más lento y, por lo tanto, no quemarás grasas como deseas. Sin mencionar que tendrás hambre constantemente, lo que no favorece tu tranquilidad mental.  Pero cuidado, recuerda que tienes que tienes que equilibrar el consumo-gasto energético.

Mantente siempre hidratado

Beber líquidos durante el día, sobre todo la vital agua, contribuye a que los músculos mantengan el volumen y que los nutrientes que aportan los alimentos, puedan llegarle de forma efectiva a cada parte del cuerpo; además, manteniendo una buena hidratación las grasas y toxinas son más fáciles de eliminar.

No elimines ningún tipo de grupo alimenticio, solo redúcelo

En el caso de los carbohidratos, esperamos que hayas entendido que son importantes y no puedes excluirlos de tu alimentación, pero si, debes reducirlos y moderarlos, optando siempre por los de absorción lenta, conforme sea la exigencia del plan de entrenamiento, ¡equilibrio!

En el caso de las grasas, debes reducirlas al máximo, pero no eliminarlas por completo, ya que hay grasas saludables que también contribuyen con nuestro organismo, por ejemplo, el aguacate, los frutos secos, el aceite de oliva…

Deja un comentario