Cuáles son los beneficios de las cintas de correr y cómo usarlas

Aunque a cualquier edad, el desarrollo de actividades físicas reporta beneficios importantes al organismo, los expertos en materia de salud opinan que una vez el ser humano alcanza la edad de 40 años, debe incluir en su rutina diaria algún tipo de ejercicio de tipo cardiovascular ¿La razón? Es simple, en la medida que te ejercitas, promueves la eliminación de grasas de tus arterias, que es la principal causa de riesgo de sufrir un infarto en las personas de mediana edad.

Algunas veces, las personas sumidas en el estrés y ajetreo de su rutina no tienen oportunidades de desplazarse al parque a alguna zona despejada para poner en práctica su entrenamiento cardiovascular, esto puede llevarlos a desarrollar una rutina sedentaria, en la que el letargo es el principal factor influyente. La principal excusa es la carencia de tiempo.

En vista de esto, se ha diseñado una amplia gama de artefactos, destinados a favorecer el desarrollo del “ejercicio en casa”, el cual otorga los mismos beneficios que una rutina al aire libre, y sin embargo, te resta la presión de otro evento que programar en el horario de tu apretada agenda, ya que puedes realizarlo desde la comodidad de tu hogar en el horario que mejor se te ajuste, una de estas alternativas es la cinta de correr.

¿En qué consiste?

Una cinta de correr es una máquina de entrenamiento físico, que consiste de una cinta resistente, la cual puede movilizarse mediante una acción eléctrica o mecánica. Su gran utilidad reside en que puedes simular el movimiento que desarrollarías en una carrera, sin necesidad de contar con un gran espacio. Esta máquina te permite simular el movimiento en un lugar reducido como lo puede ser una habitación.

Aunque su prescripción general es para ser empleada durante jornadas de ejercitación, en muchos contextos, ha sido definida como una máquina de rehabilitación, para pacientes con condición de movilidad reducida, ya que, al contar con un control de velocidades y resistencias, es ideal para fortalecer músculos atrofiados.

cintas de correr

Un poco de historia…

Si pensabas que la máquina de correr, consiste en un invento reciente, te equivocas. Este equipo cuenta con más de 100 años desde que fue desarrollada, por Claude Lairane Hagen, quien en junio del año 1913 patentara el primer modelo, que en su primera versión se requería que el movimiento fuera promovido a través de la acción mecánica, ejecutada por el movimiento de la persona.

Fue en el año 1952, cuando el cardiólogo Robert Arthur Bruce, promovió el uso de esta máquina con fines terapéuticos, ideando una evaluación cardiológica, que consistía en medir el comportamiento del corazón de una persona que realizaba una jornada en la cinta de correr.

Sin embargo, para la década de los 70, es que se promueve el uso de este dispositivo con fines domésticos.

Dos tipos de mecanismos para elegir

Existen caminadoras que disponen de un motor integrado que facilita el desarrollo de las actividades físicas, sin embargo, pese a lo novedoso que parece ser esta opción, muchas personas prefieren las caminadoras simples, ya que algunos son de la opinión de que el motor electrónico resta eficiencia al ejercicio, ya que el motor eléctrico impulsa parte del movimiento, y resta resistencia.

Corredora eléctrica: Con la integración de motores de hasta 1,5 caballos de potencia, las corredoras de este tipo, cuentan con la ventaja de que puedes ajustar la velocidad del movimiento, y la resistencia que ofrece la banda, sin necesidad de detenerte a realizar el ajuste manual. Otra variable que puedes controlar, es la inclinación de la cinta, esto te permite simular la acción en terrenos empinados.

Corredora manual: En esencia, se trata del mismo modelo de corredora que puedes encontrar en las cintas electrónicas, con la diferencia de que no cuenta con el motor integrado. Las condiciones en las que deseas realizar el ejercicio debes definirla al inicio de la actividad, mediante un ajuste que efectúas a través de perillas. Si en medio de tu trabajo, requieres cambiar las condiciones, entonces debes detener tu ejercicio para realizar el ajuste.

El movimiento en este dispositivo es promovido por la acción de los músculos de tus piernas, ya que la cinta se encuentra dispuesta sobre una rueda de acción inercial, y si no imprimes movimiento por ti mismo, este dispositivo permanecerá estático.

¿Por qué debo comprar una cinta de correr?

Aun cuando no es lo mismo efectuar ejercicios desde casa, lo cierto es que, ante la perspectiva de llevar una existencia sedentaria, y trabajar con esta opción, sin lugar a duda, siempre vas a obtener mayores beneficios al ejecutar algún tipo de actividad.

Piensa en esos días que regresas a casa, y no quieres ni pensar en volver a salir, deseas llegar a ver tu programa favorito, y aprovechar al máximo el tiempo del que dispones para ti. La ventaja de ejercitarte en la corredora, es que la mayoría de ellas cuentan con un sistema silenciador que te permite entrenar mientras disfrutas de la televisión. Además, el tiempo de inversión para la ejecución de tu actividad es menor, ya que no debes desplazarte a ningún sitio.

Aun cuando combines tu trabajo en casa, con alguna actividad al aire libre o en el gimnasio, siempre es importante que cuentes con una opción que te permita mantener tu actividad.

Calentamiento

Antes de subirte a la cinta de correr, realiza una rutina de estiramiento previo, si no lo haces, al momento de realizar la rutina sobre la cinta, podrías sentir entumecimiento y molestias musculares.

Practica sencillas elongaciones que preparen tu cuerpo para el trabajo que realizarás, de esta manera, tu cuerpo te lo agradecerá, y serás capaz de resistir una mayor cantidad de tiempo en la cinta.

Mantén el equilibrio

Es importante que al subir a la cinta inicies con un ritmo moderado, ya que si lo ajustas para una velocidad muy alta es posible que pierdas el equilibrio, y caigas en el piso.

Inicia con un ritmo de caminata, y en la medida que te vayas adaptando, puedes ajustar la velocidad, de manera que el movimiento de tus músculos se incremente. Esto determinará la intensidad del ejercicio, y por lo tanto promoverá la quema de grasas. Sin embargo, no debes apresurarte a subir demasiado el mando de velocidades, ya que esto puede causarte un impacto ante el que no sabrías reaccionar, y las caídas en la caminadora son dolorosas.

cintas de correr

Impacto en las rodillas

Cuando corremos en condiciones normales, podemos generar un impacto negativo en nuestras articulaciones, ya que el desarrollar altas velocidades durante un prolongado periodo de tiempo, hace que el peso recaiga sobre puntos susceptibles como pueden ser las rodillas, pantorrillas y tobillos.

Para cuidar de la salud y de tu bienestar corporal, los expertos sugieren la realización de una opción de menor impacto, y en el caso de la cinta caminadora, es posible regular la intensidad, ya que puedes ajustar variables, como lo son: rapidez, inclinación y resistencia.

Si eres una persona lesionada, o con predisposición a desarrollar afecciones relacionadas con las articulaciones, es preferible que tu entrenamiento cardiovascular lo canalices por medio de este equipo.

Cuida tu corazón

Desde que se descubrieron los beneficios de los ejercicios sobre la salud del corazón, los doctores han promovido la realización de rutinas cardiovasculares en la población. La idea es trabajar en forma consciente, y combinar en forma idónea un conjunto de acciones saludables con el desarrollo de ejercicios que promuevan la quema de grasas.

El problema con la acumulación de sustancias de naturaleza lipídica en tu organismo, es que estas tienden a acumularse en las paredes de tus articulaciones y arterias, estos constituyen los conductos por los que se transporta la sangre que es bombeada por el corazón. Cuando los conductos se bloquean, por efecto de la grasa, entonces forzamos a nuestro corazón a bombear con mayor fuerza, para vencer la resistencia que esto implica. En términos de síntomas, esto se traduce en taquicardias, fatigas, y en casos extremos infartos de diversos órganos.

Cuando realizas actividades físicas promueves el movimiento de estos bloqueos de grasa, por lo que tus posibilidades de sufrir enfermedades, e incluso de ponerte en una situación de peligro de muerte antes de alcanzar los 40 años. Tu corazón es delicado, no descuides tus hábitos.

La alimentación importa

Aunque no lo creas, si te enfocas únicamente en una rutina física y no pones cuidado sobre lo que comes, entonces no conseguirás buenos resultados.

Aunque la actividad física promueve cambios en tu cuerpo, no es del todo efectiva, sin el complemento de una buena alimentación. No importa cuánto te esfuerces en la cinta, si tu alimentación es un desastre, tu salud se resentirá, y poco a poco tu cuerpo se irá deteriorando.

Elige alimentos sanos, consume 5 porciones de fruta de agua, y recuerda mantenerte hidratado, son los secretos que debes mantener presentes en tu mente.

Deja un comentario